sábado, 7 de marzo de 2009

Día internacional de la mujer

Hace años, me daba mucha rabia la celebración de este día porque entonces no era tan sólo el día de la mujer, sino que se especificaba como el de la mujer trabajadora… y yo siempre me preguntaba ¿Acaso alguna mujer de la historia no ha sido trabajadora? Especificar “mujer trabajadora” se me hacía un desmerecimiento a todas esas mujeres, que no trabajando fuera de su casa, han contribuido desde siempre al mantenimiento de la familia, y sin cuyo trabajo poco reconocido y no pagado, sería imposible mantener. Salvo contadísimas excepciones, a la mujer por serlo ya se le presupone la crianza de los hijos y el cuidado de la familia. Eran ellas quienes desde el principio de los tiempos se ocupaban de la recolección, y si bien ellos cazaban, eran ellas las que después se ocupaban de preparar la carne para su conservación.
Por fin, se le quitó esa coletilla que paradójicamente convertía un lema reivindicativo de más derechos, en discriminatorio para buena parte de las mujeres del mundo.
Aún así, sigue enrabietándome la existencia de un día dedicado a nosotras, pero está muy difícil que deje de hacer falta que un día al año se dedique desde para hacer llamadas de atención. Desgraciadamente, seguimos encontrando todos los días una nutrida colección de titulares como en el diario de hoy mismo.
-"Mi padre me amenazó con tirar la primera piedra de mi lapidación" Selamha fue obligada a casarse con un hombre de 40 años cuando ella tenía 14 - Su 'marido' y sus progenitores se enfrentan hoy a penas de entre 10 y 17 años…

-La Iglesia y Brasil chocan por una niña que abortó a los nueve años

-Asfixia a su mujer hasta matarla y se tira por la ventana El supuesto autor del crimen está en un hospital de Valencia en estado grave

-Un jurado popular condena por asesinato a un joven que tiró por el balcón a su novia El condenado se enfrenta a una pena de entre 18 y 20 años de cárcel


De todos modos, en un día como este quiero romper una lanza por los hombres. Desgraciadamente muchas mujeres aprovechan esta discriminación positiva hacia nosotras para hacerles daño. Las leyes de familia, por ejemplo, son discriminatorias para los hombres. En una separación está muy claro quien se queda en la calle y con la imposibilidad de ver a sus hijos a diario. Tal vez nos hemos olvidado de que con ello, los verdaderos perjudicados son los niños, que se ven avocados a un “divorcio” de sus progenitores sin que nadie lo remedie.


Cuando hablamos de violencia de género, nos olvidamos de que también hay mujeres maltratadoras, ser hombre, y maltratado es doblemente discriminatorio, ya que para colmo no se les cree… Hace poco, hablando este tema con un psicólogo me dijo para mi sorpresa, que el índice de maltrato hacia los hombres se calcula en un 40%. Tal vez debamos dejar de hablar de violencia de género, para hablar de violencia conyugal que no discrimine a nadie.

Una cosa más que me apetece comentar. Odio esa postura de algunas feministas, que más que serlo son hembristas, porque para reivindicar sus derechos como mujeres, no han hecho otra cosa que asumir los mismos roles que siempre tuvieron los hombres y que tanto detestamos.No somos iguales, somos afortunadamente muy distintos, y considero que para obtener igualdad de derechos y obligaciones, no es necesario que lo hagamos desde la intención de igualar nuestra idiosincrasia de género. Ser feminista, no tiene porque convertirnos en seres asexuados, me parece que la mujer debe hacer valer su feminidad sin avergonzarse de ella, como armas más que suficientes para conseguir tanto como se proponga.

ME GUSTA SER MUJER

4 comentarios:

  1. El amigo catalán8 de marzo de 2009, 22:41

    Una reflexión magnífica que debiera divulgarse. Debemos avanzar en la idea de la igualdad ante la diferencia. Hombres y mujeres tenemos naturalezas físicas y psicológicas diferentes. Ni mejores ni peores. Sencillamente diferentes. Vivamos dicha diferencia como complementariedad, enriqueciendonos los unos a las otras y viceversa, superando ese estúpido supremacismo patriarcal al que, sin embargo, aspiran a reproducir, invirtiendo el genero, algunos sectores BDSM que abogan por una pretendida superioridad femenina.

    Una abrazo

    ResponderEliminar
  2. Mi fiel amigo catalán... qué descuidado te tengo...
    Me alegra que estés de acuerdo. Con respecto a la supremacía femenina... pues, es una fantasía, míralo así. Yo no considero que nadie sea superior a nadie, ni hombres ni mujeres, pero el caracter de cada cual nos hace dominantes o no, en BDSM nos ponemos de acuerdo para equilibrarnos en ese juego, es un pacto y ninguna de las dos partes tendría sentido sin la otra, así que los dos, dominante y sumiso son igual de importantes.
    Gracias por estar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo,y lo dice un sumiso.Pero esta mal esa sobreprotección, que en muchos casos discrimina al hombre y trata de hacer más machista a la mujer.La mujer es tan maravillosa que sólo necesita que la dejen seguir siendo mujer,pues su inteligencia su espíritu de trabajo ya harán el resto . Sólo necesita protección contra descerebrados y que cambie más pronto que tarde la educación machista que hemos recibido casi todos. En mi casa por ejemplo las mujeres siempre se han levantado a poner y quitar la mesa, han cuidado por tradición a los mayores y los hombres ahora empezamos a ver que eso es machismo y maltrato.

    ResponderEliminar
  4. A veces nos olvidamos de que en realidad, hombres y mujeres nos complementamos formando un solo ser, al igual que ocurre o debería ocurrir, con todas las parejas sea cual sea su condición sexual, pues es el respeto mútuo y el amor incondicional el que nos une desde nuestras almas, para toda la eternidad,si así lo queremos.¿ Hay lazo más fuerte y duradero, que el que uno se pone a si mismo?.Gracias por tus posts,me encantan y felicidades y saludos a todos,en especial a ti,Dómina Libertad.

    ResponderEliminar

ADVERTENCIA A TROLLS... No te haremos ningún caso, y tus comentarios serán borrados. Los demás, por favor no entréis al trapo que hay mucha gente que no tiene otra cosa que hacer que alterar los ánimos.

Muchas gracias por tu comentario, por favor no te olvides de firmar que me gusta saber quien deja los comentarios.
Y si eres uno de esos que se pasa por aquí a echar sapos y culebras porque todo lo que ves te ofende, te da envidia o te remueve las entrañas y no puedes aceptarlo, era mejor que no te hubieras pasado por aquí, nadie te obliga, pero ahórrate críticas destructivas, no serán aprobadas porque eres considerado un troll y no te voy a dar la oportunidad de enranciar "mi casa".